Cerezas, mangos

El niño: Buenas tardes, señor. ¿me puede regalar dos o tres cerezas?

El viejo: En vez de cerezas, ¿no preferirías dos o tres mangos?

El niño: No.

El viejo: Bueno, aquí tienes las cerezas.

El niño: Muchas gracias señor. ¿Qué decía de unos mangos?